TEORÍA 1.- PENTAGRAMA Y NOTAS

  1. ¿Qué es un pentagrama?
  2. ¿Qué son las notas?
  3. ¿Qué son las figuras?
  4. ¿Qué es eso del “valor” de las figuras?


1. ¿Qué es un pentagrama?

Un pentagrama no es más que el conjunto formado por cinco líneas horizontales, paralelas y equidistantes, y los correspondientes espacios que separan dichas líneas.


Tanto las líneas como los espacios del pentagrama se cuentan de abajo hacia arriba, es decir, la primera línea es la que se encuentra abajo del todo, y el primer espacio es aquel que separa la primera línea de la segunda.


Los diferentes signos musicales se escriben tanto dentro, como encima o debajo del pentagrama.




2. ¿Qué son las notas?


Las notas son unos signos gráficos que representan los distintos sonidos musicales. Estas notas, colocadas en el pentagrama, determinan de forma inequívoca tanto su entonación, como su duración. Las notas musicales son siete, y sus nombres, citados por orden ascendente, son:

do • re • mi • fa • sol • la • si

Se puede seguir prolongando la serie, ya que la octava nota vuelve a ser la primera, es decir, el do, repitiéndose todas de nuevo en orden, pero teniendo en cuenta que cada nueva repetición es en un registro de entonación más agudo.
Si por el contrario citamos la sucesión en orden descendente, empezando por la última hasta llegar a la primera, o sea:

si • la • sol • fa • mi • re • do

Entonces se invierte todo. La última nota, la nota si, se convierte en la primera, y si prolongamos la serie, se repiten todas de nuevo en orden descendente, pero en cada nueva repetición, el registro de entonación es más grave.
Pongamos un par de ejemplos, el primero empezando la escala en la nota do, tanto de forma ascendente como en forma descendente:

Ascendente:
etc.

Descendente:
etc.

Pero, ¿y si queremos empezar la escala en otra nota diferente, por ejemplo en la nota fa, ¿se puede hacer eso? Pues por supuesto, se puede empezar la escala en la nota que queramos, y solo hay que seguir el orden de las notas, tanto cuando ascienden, como cuando descienden. Veamos el ejemplo con la nota fa:

Ascendente:
etc.

Descendente:
etc.


3. ¿Qué son las figuras?


Pero solo con notas no podríamos representar las formas complejas que puede llegar a adoptar la música, y para ayudarnos en esta tarea, disponemos de las figuras, que representan la duración que tendrán las notas musicales dentro del pentagrama. Las figuras que nos encontraremos de forma normal, y salvo raras excepciones, son estas ocho:

Como ejemplo de excepciones más comunes, se han escrito figuras más breves que la semifusa, por lo que se han llegado a clasificar dos figuras más aparte de las anteriormente dichas: la garrapatea y la semigarrapatea, pero como decíamos, su uso es muy, muy poco frecuente.

Cuando se escriben las notas en el pentagrama, es recomendable, para facilitar su lectura, seguir las siguientes pautas:
  • Las notas que se colocan en una línea del pentagrama, han de estar atravesadas por esa línea, procurando no abarcar más allá de la mitad de los espacios superior e inferior que la delimitan. Si por el contrario la nota se coloca en un espacio, no se debe superar más allá de la línea superior e inferior que demarcan ese espacio.
  • Para las figuras que llevan "palito", o sea, desde las blancas hasta las más breves, se debe colocar ese palito, que recibe el nombre de plica, hacia la derecha de la nota si su dirección es hacia arriba, y a la izquierda, si es hacia abajo.
  • Por lo general, y salvo que existan razones que aconsejen otra cosa, las notas colocadas más altas que la tercera línea del pentagrama se escriben con la plica hacia abajo, y al revés, las que se colocan por debajo de la tercera línea, se escriben con la plica hacia arriba. ¿Y qué sucede con las que se escriben en la tercera línea? Pues que se pueden escribir de ambas formas indistintamente, tanto con la plica hacia arriba, como con la plica hacia abajo.
  • Las figuras a partir de las corcheas hacia las de menor duración, a parte de la plica tienen una parte más, llamada "corchete". Este corchete debe situarse siempre a la derecha del extremo de la plica, y con inclinación contraria a este, o sea: si la plica está hacia abajo, el corchete debe estar inclinado hacia arriba, y al revés, si la plica está hacia arriba, el corchete debe estar inclinado hacia abajo.
  • Estos corchetes, en las figuras que los tienen, pueden ser sustituidos por una barra que las una, siempre y cuando estas figuras se presenten en una cantidad de dos o más.
  • Eso sí, a menudo, cuando se barran las figuras, y con el objeto de facilitar la lectura, se contraviene la norma de que la plica se coloque hacia abajo si la figura se encuentra por encima de la tercera línea, y hacia arriba si está por debajo de esta.


4. ¿Qué es eso del “valor” de las figuras?

Prácticamente todas las cosas tienen una unidad de medida utilizada como convenio para representarla. Para las medidas utilizamos el metro, para el peso el kilogramo, para el tiempo la hora… La música no es menos, la figura que representa por convenio la unidad musical es la redonda. Todas las demás figuras se citan por la relación de valor que guardan con ella. De esta forma:
  • La cuadrada vale 2 redondas
  • La redonda es la unidad
  • La blanca vale la mitad de la redonda
  • La negra vale la cuarta parte de la redonda
  • La corchea vale la octava parte de la redonda
  • La semicorchea vale la dieciseisava parte de la redonda
  • La fusa vale la treintaidosava parte de la redonda
  • La semifusa vale la sesentaicuatroava parte de la redonda

Eso, aunque musicalmente es exacto, resulta un tanto confuso expresado de esa forma. La mejor manera de entender la relación que existe entre las distintas figuras, es hacer referencia a la relación del valor de las figuras entre sí. O sea, cada figura vale el doble de la siguiente, o la mitad de la anterior. Ordenémoslas de mayor a menor para entenderlo con un ejemplo: una redonda vale lo mismo que dos blancas y la mitad que una cuadrada; una blanca vale dos negras y la mitad de una redonda; una negra vale dos corcheas y la mitad de una blanca; y así siempre.

Para dejar definitivamente claro este concepto, veamos la equivalencia de cada una de las figuras con respecto a las demás.

  • La cuadrada equivale a 2 redondas, 4 blancas, 8 negras, 16 corcheas, 32 semicorcheas, 64 fusas y 128 semifusas.
  • La redonda vale 2 blancas, 4 negras, 8 corcheas, 16 semicorcheas, 32 fusas y 64 semifusas.
  • La blanca vale 2 negras, 4 corcheas, 8 semicorcheas, 16 fusas y 32 semifusas.
  • La negra vale 2 corcheas, 4 semicorcheas, 8 fusas y 16 semifusas.
  • La corchea vale 2 semicorcheas, 4 fusas y 8 semifusas.
  • La semicorchea vale 2 fusas y 4 semifusas.
  • La fusa vale 2 semifusas.

Entradas populares de este blog

ARMONÍA 1.- INTERVALOS MEDIDOS POR ESCALAS

G-STOMPER STUDIO 1.- GUÍA DE INICIO RÁPIDO